¿Mi conejo irá al cielo?

Traducido por María Eugenia Barrientos de Will my rabbit go to heaven?

Andy, Jacqui y Fluffy el conejito

Parece una pregunta sencilla, infantil incluso, pero en realidad lleva a todo tipo de campo minado del ámbito teológico, cultural y ecológico. ¿Será que la nueva creación de Dios incluye otros animales, y si es así … ¿mi conejo / gato / perro / serpiente estarán allí? ¿Lo reconoceré personalmente? ¿Seremos capaces de comunicarnos con ellos? ¿Será que habrá espacio suficiente? Y deberíamos mantener a las mascotas de todos modos? ¿Somos los humanos quienes domesticamos animales que Dios creó para ser salvajes? ¿Qué pasa con los gatos que matan billones de aves en los jardines? ¿No debería ser nuestro foco, la protección de animales salvajes en lugar de preocuparse con los animales domésticos? No es de extrañar que las campanas de alarma sonaran entre mis colegas cuando sugerí postar este tema en nuestro blog!

Sin embargo, mascotas son importantes para millones de personas, particularmente en sociedades urbanas que tal vez tienen poco contacto con la naturaleza salvaje. Si vives en Singapur, Sydney, Cincinnati o Salta tu mascota puede ser tu única conexión con el mundo no humano. A veces, hasta se convierten en sustitutos de las relaciones humanas, en niños consentidos que nunca responden, pero que en lo mejor de ellos nos enseñan lo que significa relacionarse y cuidar a las especies que son totalmente otras, que por otro lado retribuyen algo muy especial. Estudios sugieren que las mascotas no sólo pueden ser compañeros de personas no videntes o sordas, pero que también puede aliviar la depresión, consolar a los que están solos, facilitar la psicoterapia, rehabilitar delincuentes, bajar la presión arterial y aliviar el dolor del envejecimiento.

La Biblia nos da muy pocos detalles sobre la vida después de la muerte física, y mis reflexiones son exploratorias en lugar de ser “la visión oficial de A Rocha”. Sin embargo, creo que podemos ser claros que el nuevo cielo y nueva tierra de Dios serán a la vez físico y lleno de criaturas vivientes de todo tipo. La totalidad de las criaturas de la tierra, incluidos los humanos, todo es “muy bueno” (Génesis 1:31), la alianza de salvación de Dios en el tiempo de Noé incluye a todos los seres vivientes sobre la tierra (Génesis 6-9) y, debido a que Jesús derrotó a la muerte y a el pecado, toda la creación está esperando ser puesta en libertad (Romanos 8:19-22). Los cuatro seres vivientes adorando a Jesús glorificado en Apocalipsis 4:6-11 representados por un ser humano, un animal salvaje, un pájaro, y – importante para esta discusión – un animal domesticado, el no muy tierno buey.

Por otra parte, los profetas del Antiguo Testamento consistentemente previeron un tiempo cuando habría una nueva armonía entre los animales salvajes y domesticados; y la humanidad: los lobos y los corderos, leopardos y cabras, leones y terneros, osos y vacas, serpientes y niños en convivencia pacífica (Isaías 11:6-9; 65:17-25). El ‘shalom’ del pacífico Reino de Dios es sobre la relación restaurada con Dios, entre sí, y también con toda la creación. Oseas 2:18 lo resume así: Aquel día haré en tu favor un pacto con los animales del campo, con las aves de los cielos y con los reptiles de la tierra. Eliminaré del país arcos, espadas y guerra, para que todos duerman seguros.

Entonces, ¿dónde deja eso a Fluffy, el conejo? No podemos estar seguros a partir de la Biblia, si cada uno de los animales que hemos conocido estará en la creación renovada. Imagínense cuántos conejos habrá! Así que decir: ‘Verás tu Fluffy otra vez’, va más allá de la escritura. Sin embargo, decir: ‘Habrá animales en el cielo y en nuestra relación con los animales entonces estará más próxima que ahora’, es creo justificado bíblicamente.

Pensemos en ello de esta forma. Jesús dijo que no habrá matrimonio en el cielo (Mateo 22:30), a pesar de ser matrimonio el contexto elegido de Dios para nuestras relaciones humanas más cercanas, porque el cielo tiene algo aún mejor en su abundancia. La singularidad del matrimonio será sustituida por una relación de intimidad que aún no podemos imaginar. Y tal vez, y sólo tal vez, aquellos punteros bíblicos de la paz entre todos los seres vivos sugieran que seremos capaces de comunicarnos y entender otras criaturas también. No vamos a tener mascotas en el cielo, porque todas las especies tienen su existencia independiente como criaturas de Dios, y, presumiblemente, serán capaces de comunicarse entre sí, así como adorar a Dios juntos. Yo no sé ustedes, pero yo no puedo esperar para hablar con fluidez el lenguaje canino y el ‘gaviotés’.

This entry was posted in Español and tagged , by Dave Bookless. Bookmark the permalink.

About Dave Bookless

Dave has worked with A Rocha since 1997, first as an International Trustee, then from 2001 with A Rocha UK as co-founder (with his wife Anne), National Director, and then Director for Theology, Churches & Sustainable Communities. He joined the A Rocha International team in September 2011. His role as Advisor for Theology and Churches includes providing advice and resources for ARI’s Trustees, Team and national A Rocha organisations, and coordinating liaison with international theological and mission networks and organisations. He is also studying for a part-time PhD at Cambridge University on biblical theology and biodiversity conservation. Dave’s passion is communicating biblical teaching to today’s cultures, and he has spoken in many countries to conferences, colleges and churches. He has contributed to many books and has authored two: Planetwise – Dare to Care for God’s World (IVP, 2008) and God Doesn’t do Waste (IVP, 2010), selected by Third Way magazine as one of its books of the year for 2010. Dave was born and grew up in India, and has a love for Indian food, Indian culture and Indian Christianity. He, his wife Anne, and their four daughters live in multi-cultural Southall, London, where Dave (an ordained Anglican minister) shares in the leadership of a multi-racial church and where as a family they try to live as sustainably as possible. Dave is also a qualified bird-ringer and loves birding, islands and mountains.

Leave a Reply