3 octubre 2016 | Dave Bookless | 1 comentarios

¿Cuál es el futuro del planeta Tierra?

Crecí, como muchos contemporáneos, con el futuro según Hollywood: “La guerra de los mundos”, “Mad Max”, “Encuentros en la tercera fase”, “La guerra de las galaxias”, “Independence Day”, “Matrix”, “El día de mañana” y “Cuando el viento sopla”, entre muchas otras películas. Son visiones de un futuro aterrador y distópico con un mundo devastado y destruido por una invasión alienígena, una guerra o un desastre nuclear o medioambiental. Quizá no resulte sorprendente que la literatura cristiana popular las imitara, desde “The Late Great Planet Earth” (“El difunto gran planeta Tierra”) de Hal Lindsey a las novelas “Left Behind” (“Apocalipsis”) de Tim LaHaye y Jerry Jenkins, que vendieron más de 65 millones de ejemplares.

“Comet strike” by Ben Crowder

Durante años, mientras luchaba por meterme en la cabeza el pre-, post- y a- milenianismo y las enrevesadas explicaciones de oscuros versículos bíblicos, di por sentado que la suposición central era cierta: que este mundo sería completamente destruído cuando Cristo regresara para el Juicio Final. Pero en mi interior algo me decía que me equivocaba, y cuando comencé a leer yo mismo la Biblia las preguntas aumentaron:

Cuando captamos el cuadro completo de Dios, esos pocos versículos confusos sobre los que se ha construído una montaña de ficción dispensacionalista encajan. Por ejemplo, 2 Pedro 3:7–10 no trata de la aniquilación de este mundo en una conflagración final, sino sobre el fuego purificador del juicio que llevará a la “desnudez de la tierra”, como el campo de un agricultor antes de sembrarlo. El paralelo con el diluvio de Noé en 2 Pedro 3:6 lo confirma, tanto acerca de un nuevo comienzo como acerca de la destrucción.

Si esto es nuevo para usted, le recomiendo “Surprised by Hope” (“Sorprendido por la esperanza”) de Tom Wright, o mi libro “Planetwise” (“Sabiduría para el planeta”). Como dice Tom Wright, «El cielo es importante, pero no es el fin del mundo». En cierto sentido, lo que creamos acerca del fin de los tiempos no importa siempre que sigamos el mandato del Génesis de reflejar la imagen de Dios sirviendo y conservando la creación. Sin embargo, en otro sentido sí tiene una importancia profunda, porque las actitudes negativas hacia el futuro de la creación conducen inevitablemente a la negligencia en el mejor de los casos, o a la destrucción incontrolada en el peor. El futuro del planeta Tierra está en las manos de Dios, no en las de Hollywood, pero eso no significa que podamos comportarnos como vándalos planetarios. Dios «destruirá a aquellos que destruyan la tierra» (Apocalipsis 11:18). Nuestra tarea es ser como las cinco doncellas sabias de la historia de Jesús (Mateo 25:1–13): montar guardia y preparar una bienvenida adecuada para el regreso glorioso del Creador, Sustentador y Salvador de la creación.

Traducción: Marisa Raich

Categorías: Preguntas
Palabras clave: catástrofe futuro películas
Sobre Dave Bookless(26)

Dave es el Director de Teología de A Rocha International, donde trabaja para incorporar el cuidado de la creación en las organizaciones, instituciones teológicas y movimientos misioneros cristianos internacionales. Sus anteriores puestos en A Rocha fueron los de Administrador Internacional y cofundador de A Rocha Reino Unido (con su esposa Anne). Tiene un doctorado de la Universidad de Cambridge en teología bíblica y conservación de la biodiversidad, y ha contribuido a muchos libros y artículos, incluido Sabios con el planeta, disponible en seis idiomas. A Dave, nacido y criado en la India, le apasionan la comida, la cultura y el cristianismo indios. Dave es también un anillador cualificado y le encantan la observación de aves, las islas, correr y las montañas.

Ver todos los artigos de Dave Bookless

Una respuesta a “¿Cuál es el futuro del planeta Tierra?”

  1. […] Vea mi anterior publicación ¿Cuál es el futuro del planeta Tierra? y con mayor profundidad mi capítulo (en inglés) ‘Jesus is Lord … of all?’ Evangelicals, […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.