Predicar con el ejemplo: Vivir con integridad en un mundo desintegrado

Traducción de María Eugenia Barrientos de Walking the talk: Living with integrity in a disintegrating world

Toda generación cree que el mundo está desmoronándose moral y socialmente. Hoy, también esta desmoronándose ecológicamente. Los recientes patrones climáticos caóticos son meros síntomas del daño de nuestro uso no sostenible de los recursos de la tierra que están causando a la estructura que mantiene junta a la biosfera. En este libro  Eaarth Bill McKibben muestra poderosamente que estamos entrando en un Nuevo territorio, habitando efectivamente un planeta diferente al de nuestros antepasados.[1]

Muchos de nosotros conocemos esto más a fondo, pero la mayoría de nosotros vivimos como si esto no fuera verdad. En un mundo desintegrado tendemos a vivir vidas desintegradas, con creencias, valores, y estilos de vida en compartimentos separados. No es solo verdad ecológicamente hablando, por supuesto. Es fácil ser una persona completamente diferente en el trabajo, en la iglesia, solo frente a la internet, o descansando con amigos. Si las estadísticas son creíbles, aun pastores a menudo se comportan muy diferente conectados a internet de cuando están al frente de sus congregaciones.[2]

Colourful containers by Alfvanbeem

Esto puede conducir a un enorme sentimiento de culpa. En términos ecológicos sé que soy un hipócrita. Hablo y escribo acerca de sustentabilidad pero aun conduzco un automóvil, vuelo ocasionalmente, compro de supermercados, y (crease o no) algunas veces compro ropas nuevas. Sí, he tomado muchas decisiones ecológicas pero siempre que alguien dice: “Huau! Eres un ejemplo” me siento culpable por mis muchos otros compromisos.

Pero la culpa no ayuda. Ella tiende a crear aun más grandes murallas entre los compartimentos de nuestra vida. En cambio, aquí hay algunas sugerencias positivas…y estoy hablando para mi mismo aquí, y también espero que se unan al debate porque ciertamente no tengo todas las respuestas:

Omnipresencia de Dios: Salmo 24:1 nos recuerda que “La tierra es el del Señor y todo lo que en ella hay” es tan escandalosamente contra-cultural que debe ser un lema de todos los días, informar con ella nuestras decisiones de compras y formas de viajar. Todo compartimento de nuestras vidas, todo lo que hacemos, consumimos, respiramos, y pisamos es creado y sostenido por las amorosas manos de Dios.

Ritmo y descanso: la forma de quebrar malos hábitos es crear otros buenos, los ritmos de vida que nos sostienen y forman el tejido de la vida. Esto puede significar hacer tiempo para cocinar con materias primas como ingredientes, gastando menos tiempo conectado a internet, o recitando un salmo mientras hacemos las compras, comenzar a hablar de nuestra fé en el trabajo, o nuestras decisiones ecológicas en la iglesia. Uniendo los puntos…y todo lo que hacemos, necesitamos descansar, para celebrar el Sabático de Dios por toda la creación.

Responsabilidad: Preciso de personas que cuestionen mis inconsistencias y me ayuden a vivir lo que predico. Mis adolescentes hacen esto sin precisar pedirlo! ¿Quienes somos cuando somos responsables por como compramos, viajamos y comemos? No es acerca de la comparación o la coerción pero si del soporte mutuo entre amigos, lo que nos ayuda a vivir con integridad. ¿Hay dos o tres personas que puedas encontrar con regularidad para conversar a través de estos incognitos estilos de vida?

Comunidad: El individualismo es la semilla de la desintegración de nuestro mundo. Dios existe en la divina comunión de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y nuestro mundo fracturado solo puede ser curado mientras reconstruimos las relaciones dentro de nosotros mismos, con otros, y con la comunidad de la creación.

La iglesia debería ser acerca de la vida juntos; no solo servicios acompañados; ser una biodiversidad de personas que nos encorajan, desafían e inspiran. ¿Y que de nuestros vecinos? ¿Cuántos de los muchos compartimentos de nuestras vidas compartimos con ellos?

Disfrutando el mundo de Dios: Una razón para compartimentar la vida es agotamiento y estrés. Nosotros encerramos aquello que no podemos hacer frente. El renuevo comienza cuando pasamos tiempo en la presencia de Dios en el jardín de la creación. Nutriendo plantas, alimentando aves en el jardín, respirando aire fresco, aprendiendo a observar y meditar en la mano de Dios en los ciclos de la naturaleza, son prácticas espirituales que brindan esperanza y unen los fragmentos de la vida.

En la lengua inglesa estos 5 puntos descriptos anteriormente: Presencia de Dios (God’s presence), Ritmos (Rhythms),  Responsabilidad (Accountability),  Comunidad (Community) y Disfrute (Enjoyment) se deletrean con las mismas letras que conforman la palabra: GRACIA (GRACE).

La gracia perdona nuestras inconsistencias y nos libera para seguir hacia adelante. La gracia nos da coraje a responder con gratitud, no con culpabilidad. Sabiendo que habitamos en un mundo infundido por la gracia de Dios, nos libera de pensar que es nuestra responsabilidad el salvar al planeta tierra. La tierra será restaurada y renovada solo por la gracia de Dios. La gracia no resuelve todos nuestros dilemas, pero trae esperanza y nos hace libres para reintegrar nuestras vidas fracturadas y vivir con integridad en medio de un mundo quebrado.

[1] McKibben, Bill (2011). Eaarth – Making a Life on a Tough New Planet. New York: Griffin.

[2] 51% de los pastores dicen que pornografía vía internet es una posible tentación; 37% dicen que es una lucha actual (Christianity Today Leadership Survey, December 2001).

This entry was posted in Español and tagged , , , by Dave Bookless. Bookmark the permalink.

About Dave Bookless

Dave has worked with A Rocha since 1997, first as an International Trustee, then from 2001 with A Rocha UK as co-founder (with his wife Anne), National Director, and then Director for Theology, Churches & Sustainable Communities. He joined the A Rocha International team in September 2011. His role as Advisor for Theology and Churches includes providing advice and resources for ARI’s Trustees, Team and national A Rocha organisations, and coordinating liaison with international theological and mission networks and organisations. He is also studying for a part-time PhD at Cambridge University on biblical theology and biodiversity conservation. Dave’s passion is communicating biblical teaching to today’s cultures, and he has spoken in many countries to conferences, colleges and churches. He has contributed to many books and has authored two: Planetwise – Dare to Care for God’s World (IVP, 2008) and God Doesn’t do Waste (IVP, 2010), selected by Third Way magazine as one of its books of the year for 2010. Dave was born and grew up in India, and has a love for Indian food, Indian culture and Indian Christianity. He, his wife Anne, and their four daughters live in multi-cultural Southall, London, where Dave (an ordained Anglican minister) shares in the leadership of a multi-racial church and where as a family they try to live as sustainably as possible. Dave is also a qualified bird-ringer and loves birding, islands and mountains.

4 thoughts on “Predicar con el ejemplo: Vivir con integridad en un mundo desintegrado

  1. Pingback: Walking the talk: Living with integrity in a disintegrating world | The Planetwise Blog

  2. Pingback: » Walking the Talk: Living With Integrity in a Disintegrating World at Arocha USA - A Rocha USA

  3. Really interesting to read your blog. I have started one to chart my new journey here in Southern Spain but we don’t have constant wifi. I left Guru Nanak last July but hope they will keep up the Minet Country Park walks. I am now trying to get involved with conservation issues in Spain and have been in contact with Portugal Arocha , about three hours drive away.

  4. That’s is great Georgina!! Thank you for let us know this. We will be supporting in prayers about it. Love,

Leave a Reply