Milagros suceden cuando las personas oran

Traducción de María Eugenia Barrientos de Miracles happen when people pray

Aun me recuerdo como todo comenzó siete años atrás… Escuchamos los camiones yendo para los pantanos del este y vimos humo saliendo. De alguna manera, sabíamos que esto iba a ser una larga batalla, pero no sabíamos cómo todo iba a terminar.

Parte del Estuario de Alvor, en Portugal

Desde el comienzo fue claro que precisaríamos un “gran milagro” para esto, pues era una lucha muy desigual, se trataba de un encuentro de David y Goliat. El primer signo de la fidelidad de Dios vino con la propuesta de un grupo local de venir a orar por nosotros una vez al mes. Estas buenas personas de Dios, viven en Algarve la mayor parte del año y provienen de diferentes iglesias y de diferentes orígenes cristianos. Ellos se reúnen regularmente para orar. ¡Qué ejemplo! Mientras mi mesa de la cocina desapareció bajo montones de documentos, y aún más documentos, debido a los nuevos intentos de destruir los pantanos, y a través de toda la larga espera: días, semanas, meses y años, que estaban con nosotros, pidiendo a Dios para salvar el estuario de Alvor.

Sus voces se unieron a muchos más de nuestra grande y maravillosa familia de A Rocha y otros alrededor de todo el mundo, incluso amigos que no son de ninguna fe se unieron a nosotros en alguna formade oración! Pudimos sentir el cuidado y el amor de Dios en medio de nuestra angustia y eso nos dio valor para seguir adelante.

Cuando las primeras audiencias se llevaron a cabo, hubo algunas señales de esperanza. Fue demostrado que largas horas de trabajo son indispensables para resolver un buen caso. Sólo un juez corrupto podría no aprobar nuestros derechos (que por desgracia, podría ser el caso…). Pero aún así, tuvimos que esperar y esperar y esperar… De alguna manera, siempre había algún papel faltante o perdido por el secretario de la corte. Una vez más fuimos apoyados en oración.

Una noche Marcial [su marido y co-director del centro], vino subiendo las escaleras a toda prisa (él no quería gritar, porque no nos dejaron decir nada hasta la publicación del resultado), y me dió un gran abrazo y dijo: “Hemos ganado”. Yo no podía creer lo que estaba escuchando! Empezamos a saltar (sin hacer mucho ruido) en nuestro living, derramando lagrimas. ¡Qué sensación maravillosa! No era solo por el hecho de haber ganado—pues percibimos la justicia de Dios. No era nuestra victoria, pero si la victoria de Dios y de aquellas voces que oran y son más eficaces que los dispositivos humanos.

En la siguiente vez que el grupo de oración se reunió, celebramos en la sala común de Cruzinha con una copa de champagne y algunas frutillas (después de todo, era al mismo tiempo el torneo de Wimbledon!) y levantamos las copas en agradecimiento a Dios, el Creador y Protector del Estuario de Alvor (y de todo el mundo).

This entry was posted in Español and tagged , by Paula Banza. Bookmark the permalink.

About Paula Banza

Paula has been working with A Rocha Portugal for the last 11 years on environmental education and in the management of the A Rocha Field Study Centre – Cruzinha – in the Algarve. Biology and Geology Teacher with a Masters on Conservation Biology. She is married to Marcial Felgueiras and they have two children, Beatriz (16) and Zé (14).

One thought on “Milagros suceden cuando las personas oran

  1. Pingback: Miracles happen when people pray | The Planetwise Blog

Leave a Reply