9 octubre 2018 | Dave Bookless | 0 comentarios

Teología del plástico

2018 ha visto un extraordinario cambio de humor en las actitudes públicas hacia el plástico, especialmente los plásticos de un solo uso… al menos en gran parte del mundo occidental rico. Para muchos, esto fue provocado por la serie de TV de la BBC Blue Planet 2 de David Attenborough, que combina imágenes asombrosas de maravillosas criaturas submarinas con la espantosa plaga de los plásticos oceánicos. Estos son ingeridos por la vida silvestre y causan una lenta inanición, y se acumulan en diminutos nurdillos microplásticos y enormes islas formadas por giros en los lugares más remotos del planeta. Desde entonces, un grupo de Facebook “Plastic-less Living” («viviendo sin plástico») con más de 3.000 miembros ha crecido a partir de un simple desafío de Cuaresma, Starbucks y otras compañías han prohibido las pajitas de plástico, y varios países han prohibido completamente las bolsas de plástico de un solo uso. En caso de que pensemos que se trata de una moda puramente occidental, vale la pena señalar que el primer país en prohibir por completo las bolsas de plástico fue Ruanda .

Coffee capsule - Júlio Reis

Los cristianos han estado en el corazón del activismo contra el consumo de plástico (junto con muchos otros) pero, al buscar en línea, he notado muy poca reflexión teológica genuina sobre el lugar que los plásticos han llegado a ocupar en nuestras vidas. Y, en caso de cualquier confusión, por “teología plástica” no me refiero a la teología que es barata, desechable y vulgar . Quiero reflexionar sobre el poder espiritual y la importancia de algo que solo ha existido durante un tiempo muy corto en la historia humana, pero que se ha generalizado y de lo que todos nosotros hemos dependido.

La teología comienza con Dios como Creador, por lo que nuestro punto de partida es que las materias primas a partir de las cuales se fabrican los plásticos son parte de la “muy buena” creación de Dios. Los plásticos son notables por el hecho de que son infinitamente flexibles, químicamente prácticamente inertes y, por lo tanto, han encontrado su camino en todas las partes de la vida moderna. Al igual que el pan y el vino en el centro de la Sagrada Comunión, los plásticos son, por lo tanto, “fruto de la tierra y del trabajo humano” [1].

Sin embargo, este no es el final de la historia. El pan puede descomponerse, y puede simbolizar la desigualdad y la injusticia. El vino puede disfrutarse hasta el exceso dañino. Lo mismo ocurre con los plásticos: no son en sí mismos malvados, pero los usos y el grado en que los usamos pueden serlo . Los plásticos de hoy en día, particularmente los plásticos desechables de un solo uso, son un símbolo de nuestro deseo de conveniencia, nuestra adicción a “más” y a lo “nuevo”, nuestra respuesta instintiva a los avisos publicitarios, nuestra dependencia de la tecnología y nuestra producción descuidada de residuos. Todos estos son síntomas de una profunda enfermedad psicoespiritual y dislocación de lo que significa ser verdaderamente humano. Fuimos creados para estar en relación con Dios, con los demás seres humanos, con la creación y con nosotros mismos, y sin embargo, la forma en que usamos los plásticos ahora está dañando todas estas relaciones. Dejadme explicar…

Los plásticos están en el corazón de una cultura de consumo materialista que tiende a reducir a Dios a una experiencia personal de sentirse bien e ignorar a los dioses falsos a los que realmente adoramos: comodidad, placer, autorrealización y gratificación instantánea. Al igual que la basura plástica de la que nos disponemos y olvidamos, ignoramos los pasajes bíblicos que nos desafían a hacer sin nuestros lujos [2] y buscarmos primero el Reino de Dios [3]. Del mismo modo, la fabricación y eliminación de muchos plásticos implican carcinógenos conocidos [4] que nos perjudican a nosotros mismos y particularmente a los más pobres del mundo, que tienden a vivir cerca de plantas químicas y manipular materiales tóxicos. Sin embargo, al igual que con el tabaco y el cambio climático, las empresas con más poder y dinero que muchas naciones minimizan y niegan los riesgos, -un vívido ejemplo de principados y poderes demoníacos [5] en funcionamiento en el mundo de hoy. Y en cuanto a la creación de Dios, ahora estamos viendo los resultados de la indulgencia pecaminosa en impactos devastadores en la vida silvestre del mundo. El Secretario General de la ONU, António Guterres declaró recientemente: «Nuestro mundo está inundado por desechos plásticos nocivos. Desde islas remotas, hasta el Ártico, en ninguna parte está intacto. Si las tendencias actuales continúan, para 2050 nuestros océanos tendrán más plástico que peces.»

Además, la gran mayoría de los plásticos están hechos de polímeros y monómeros petroquímicos derivados del petróleo y gas natural (aunque también pueden estar hechos de plantas). Entonces, una teología del plástico debe involucrarse más ampliamente con nuestro uso de los combustibles fósiles y su impacto sobre el cambio climático y la contaminación del aire, el suelo y el agua.

Así como tratar de vivir con menos o menos plástico es un viaje largo y tortuoso, entonces desarrollar una “teología plástica” va a tomar mucho más que un blog corto como este. Pero la clave es comenzar, y luego no detenerse cuando se pone difícil. Y debido a que entiendo que la teología se realiza mejor en el contexto de adoración y de comunidad, ore para que Dios le muestre Su corazón con respecto al lugar del plástico en su vida, continúe discutiendo la teología plástica con su pequeño grupo y la iglesia, y por favor realice algunos comentarios. No quiero que este blog sea de uso único.

Notas al pie:

[1] Esta frase se deriva de una bendición judía y se usa en católicos y algunas liturgias anglicanas durante los servicios de Eucaristía / Servicios de Sagrada Comunión.

[2] p.ej. Mateo 19:16–26

[3] Mateo 6:33

[3] Brandt-Rauf PW, Li Y, Long C, Monaco R, Kovvali G, Marion M-J. (2012) Plastics and carcinogenesis: The example of vinyl chloride. Journal of Carcinogenesis. 2012;11:5. doi:10.4103/1477-3163.93700.

[5] Efesios 6:12

Traducción: Maria Eugenia Barrientos

Categorías: Reflexiones
Palabras clave: plástico teología
Sobre Dave Bookless

Dave trabaja con A Rocha desde 1997, primero como miembro del consejo de administración de A Rocha Internacional y desde 2001 con A Rocha Reino Unido como cofundador (con su esposa Anne), director nacional, y posteriormente director de teología, iglesias y comunidades sostenibles. Se unió al equipo de A Rocha Internacional en septiembre de 2011. Su función como asesor de teología e iglesias incluye la aportación de consejos y recursos para los miembros del consejo de administración de ARI, el equipo y las organizaciones nacionales de A Rocha, y la coordinación de las relaciones con redes internacionales de teología y misiones. También está cursando en la universidad de Cambridge, a tiempo parcial, un doctorado en teología bíblica y conservación de la biodiversidad.

Ver todos los artigos de Dave Bookless

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.