5 Febrero 2014 | Dave Bookless | 2 comentarios

Predicar con el ejemplo: Vivir con integridad en un mundo desintegrado

Toda generación cree que el mundo se está desmoronando moral y socialmente. Hoy en día también se está desmoronando ecológicamente. Los caóticos patrones climáticos recientes son meros síntomas del daño que nuestro uso no sostenible de los recursos de la tierra está causando a la estructura que mantiene junta a la biosfera. En su libro Eaarth, Bill McKibben muestra con fuerza que estamos entrando en un nuevo territorio, habitando efectivamente un planeta diferente al de nuestros antepasados.[1]

Muchos de nosotros lo sabemos en nuestro interior, pero en general vivimos como si no fuera verdad. En un mundo en desintegración tendemos a vivir vidas desintegradas con creencias, valores y estilos de vida en compartimentos separados. Esto no sólo es cierto en sentido ecológico, por supuesto. Es fácil ser una persona completamente diferente en el trabajo, en la iglesia, solo frente a internet, o relajándose con amigos. Si hay que creer las estadísticas, incluso los pastores se comportan a menudo de forma muy distinta cuando están conectados a internet o cuando están al frente de sus congregaciones.[2]

Contenedores coloridos, por Alfvanbeem

Esto puede conducir a un enorme sentimiento de culpa. En términos ecológicos sé que soy un hipócrita. Hablo y escribo acerca de sostenibilidad pero sigo conduciendo un automóvil, vuelo de vez en cuando, compro en supermercados y (créase o no) algunas veces compro ropa nueva. Sí, he tomado muchas decisiones ecológicas, pero siempre que alguien dice: “¡Guau! Eres un buen ejemplo” me siento culpable por mis muchos compromisos.

Pero la culpa no ayuda. Tiende a crear murallas aun mayores entre los compartimentos de nuestra vida. En cambio, tengo algunas sugerencias positivas… y aquí hablo para mí mismo, y también espero que ustedes se unan al debate porque ciertamente no tengo todas las respuestas:

Omnipresencia de Dios: El recordatorio del Salmo 24:1 de que “La tierra es el del Señor y todo lo que en ella hay” es tan escandalosamente contracultural que debería ser un mantra diario que conformara nuestras decisiones de compras y nuestras formas de viajar. Cada compartimento de nuestras vidas, todo lo que hacemos, consumimos, respiramos y pisamos es creado y sostenido por las amorosas manos de Dios.

Ritmo y descanso: la forma de quebrar malos hábitos es crear otros buenos, los ritmos de vida que nos sostienen y forman el tejido de la vida. Esto puede significar encontrar tiempo para cocinar con ingredientes crudos, pasar menos tiempo conectados a internet, recitar un salmo mientras hacemos las compras, o comenzar a hablar de nuestra fe en el trabajo o de nuestras decisiones ecológicas en la iglesia. Uniendo los puntos…y todo lo que hacemos, necesitamos descansar, para celebrar el sabbat de Dios por toda la creación.

Responsabilidad: Necesito personas que cuestionen mis inconsistencias y me ayuden a vivir lo que predico. ¡Mis adolescentes lo hacen sin que se lo pida! ¿Ante quién somos responsables por cómo compramos, viajamos y comemos? No se trata de comparar ni de coaccionar sino de ayuda mutua entre amigos, ayudándonos a vivir con integridad. ¿Podrías reunirte regularmente con dos o tres personas para conversar sobre los misterios de esos estilos de vida?

Comunidad: El individualismo es la semilla de la desintegración de nuestro mundo. Dios existe en la divina comunión de Padre, Hijo y Espíritu Santo, y nuestro mundo fracturado solo puede ser curado mientras reconstruimos las relaciones dentro de nosotros mismos, con los demás, y con la comunidad de la creación. La iglesia debería tratar acerca de la vida juntos, no sólo de los servicios religiosos juntos; ser una biodiversidad de personas que nos animan, desafían e inspiran. ¿Y qué pasa con nuestros vecinos? ¿Cuántos de los muchos compartimentos de nuestras vidas compartimos con ellos?

Disfrutar el mundo de Dios: Dos razones para compartimentar la vida son el agotamiento y el estrés. Encerramos aquello a lo que no podemos enfrentarnos. La renovación comienza pasando tiempo en la presencia de Dios en el jardín de la creación. Cuidar las plantas, alimentar aves en el jardín, respirar aire fresco, aprender a observar y meditar sobre la mano de Dios en los ciclos de la naturaleza son prácticas espirituales que brindan esperanza y unen los fragmentos de la vida.

En la lengua inglesa, el acrónimo de estas cinco palabras conforman la palabra GRACE (GRACIA): Presencia de Dios (God’s presence), Ritmos (Rhythms), Responsabilidad (Accountability), Comunidad (Community) y Gozo (Enjoyment).

La gracia perdona nuestras inconsistencias y nos libera para seguir adelante. La gracia fomenta una respuesta de gratitud, no de culpabilidad. Saber que habitamos en un mundo infundido por la gracia de Dios nos libera de pensar que salvar el planeta Tierra es nuestra responsabilidad. La tierra será restaurada y renovada solo por la gracia de Dios. La gracia no resuelve todos nuestros dilemas, pero aporta esperanza y nos hace libres para recomponer nuestras vidas fracturadas y vivir con integridad en medio de un mundo quebrado.

[1] McKibben, Bill (2011). Eaarth – Making a Life on a Tough New Planet. New York: Griffin.

[2] El 51% de los pastores dice que la pornografía vía internet es una posible tentación; el 37% dice que es una lucha actual (Christianity Today Leadership Survey, Diciembre 2001).

Traducción: María Eugenia Barrientos / Marisa Raich

Categorías: Reflexiones
Sobre Dave Bookless

Dave trabaja con A Rocha desde 1997, primero como miembro del consejo de administración de A Rocha Internacional y desde 2001 con A Rocha Reino Unido como cofundador (con su esposa Anne), director nacional, y posteriormente director de teología, iglesias y comunidades sostenibles. Se unió al equipo de A Rocha Internacional en septiembre de 2011. Su función como asesor de teología e iglesias incluye la aportación de consejos y recursos para los miembros del consejo de administración de ARI, el equipo y las organizaciones nacionales de A Rocha, y la coordinación de las relaciones con redes internacionales de teología y misiones. También está cursando en la universidad de Cambridge, a tiempo parcial, un doctorado en teología bíblica y conservación de la biodiversidad.

Ver todos los artigos de Dave Bookless

2 respuestas a “Predicar con el ejemplo: Vivir con integridad en un mundo desintegrado”

  1. Georgina dice:

    Really interesting to read your blog. I have started one to chart my new journey here in Southern Spain but we don’t have constant wifi. I left Guru Nanak last July but hope they will keep up the Minet Country Park walks. I am now trying to get involved with conservation issues in Spain and have been in contact with Portugal Arocha , about three hours drive away.

  2. Maru Barrientos dice:

    That’s is great Georgina!! Thank you for let us know this. We will be supporting in prayers about it. Love,

Deja un comentario